El coronel Juan Chiroy y ocho soldados sufren 5 años presos y sin justicia

Logo

Es jueves 11 de octubre de 2012. Siete días han pasado desde los incidentes ocurridos en el lugar conocido como Cumbre de Alaska, en Totonicapán.

El coronel Juan Chiroy se encuentra en sus labores en la Guardia de Honor cuando de pronto ingresan fiscales del Ministerio Público (MP) y policías para capturarlo.

Junto con él también detienen a ochos soldados: Dimas García Pérez, Marcos Chun Sacul, Ábner Enrique Cruz Pérez y Abraham Gua Cojoc.

Asimismo Felipe Chub Coc, Ana Rosa Cervantes Aguilar, Edín Adolfo Agustín Vásquez y Manuel Lima Vásquez,

Los acusan de ejecución extrajudicial y ejecución extrajudicial en grado de tentativa. Pero no hubo evidencia para sustentar los cargos planteados por el Ministerio Público (MP).

Por ello, la jueza determinó el proceso por incumplimiento de deberes para el coronel.

Y para los soldados el caso es por homicidio en grado de emoción violenta.

Sin padre, sin esposo y sin justicia

Andrea Mencos, esposa del coronel Juan Chiroy, comenta que su vida y la de sus tres hijos cambió a partir de la captura del militar.

Angustia, soledad y tristeza han agobiado a la compañera de hogar del coronel. Pero sobre todo impotencia al ver cómo el sistema se niega a escuchar las súplicas de justicia.

En medio de la tormenta, Andrea dice que la esperanza de ver pronto libre a su esposo, la mantiene con fe de que por fin las autoridades escucharán los ruegos.

Además, no pierde la confianza de que atiendan la solicitud del coronel y los ochos soldados que llevan cinco años pidiendo un juicio.

Un juicio entrampado por el Ministerio Público y las Cortes del país.

Escuche el testimonio de Andrea Mencos de Chiroy:

Reproductor de video

00:00
00:00

Te sugerimos leer